Bebés y más
Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Cada vez son más las familias concienciadas sobre la importancia de buscar las opciones más saludables en la crianza del bebé. A veces, a pesar todas las últimas tendencias e información que se presentan como imprescindibles a los ojos de los padres primerizos, basta con descubrir algo tan sencillo como los beneficios, testados y comprobados, de una flor que viene usándose siglos atrás.

La caléndula tiene propiedades calmantes, reparadoras y asépticas entre otras, por lo que se encuentra entre las plantas mejor valoradas para el el cuidado de la piel del bebé.

Propiedades medicinales

La flor de caléndula tiene una acción antinflamatoria y fuertemente cicatrizante. En medicina popular también se utiliza por su acción antibacteriana, fungicida y antiespasmódica, entre otras cosas.

Pero su uso más extendido es como excelente emoliente ya que suaviza, tonifica e hidrata la piel. De hecho cada vez son más los productos cosméticos que la incluyen entre sus componentes para el cuidado de la piel y el tratamiento de muchos tipos de afecciones cutáneas: acné, heridas, picaduras, quemaduras de sol, verrugas, etc.

Resulta especialmente beneficiosa para las irritaciones y quemaduras de la piel, reduciendo la inflamación, calmando el dolor y estimulando su regeneración y recuperación. También regenera las células de la piel y favorece la producción de colágeno, por lo que resulta excelente para mantener una piel suave, con elasticidad e hidratada.

La caléndula, un aliado natural de la piel del bebé

Por todas sus propiedades, la caléndula es perfecta para el cuidado de la piel del bebé. Este es el motivo de que Weleda la haya escogido para el cuidado de los más pequeños de la casa, ya que contiene sus cantidades de principios activos resultan muy eficaces en el tratamiento de las pieles sensibles o irritadas.

La gama Weleda Caléndula BIO cuenta con siete productos específicos formulados con ingredientes activos 100% naturales para calmar y proteger la piel del bebé. Todos sus productos están elaborados sin parabenos, parafinas, siliconas, PEG, conservantes, colorantes, perfumes sintéticos ni sustancias de origen petroquímico.

Algo que suele sorprender cuando se conoce, es la capacidad calorífica de esta planta. Los productos de esta línea envuelven al bebé en una capa protectora que evita la pérdida de calor a través de su piel y le aporta los nutrientes necesarios para desarrollarse. Para un bebé esto significa más comodidad y seguridad, emulando al entorno materno en el que el bebé ha pasado 9 meses, rebajando por tanto el nivel de estrés que vive el niño cuando se enfrenta a un mundo nuevo lleno de estímulos desconocidos.

La caléndula, por ejemplo, es especialmente su idónea para evitar la dermatitis del pañal. La Crema de Pañal de Caléndula Weleda calma y regenera la epidermis enrojecida e irritada, además de proteger la piel del culito contra la irritación y la humedad.

Combinada con otros ingredientes naturales (como la almendra, la camomila o la lavanda), la caléndula sirve para otros cuidados de la piel del bebé durante el baño y el masaje, o para su hidratación.

La caléndula envuelve al bebé en una capa protectora que evita la pérdida de calor

En la bañera, el Champú y Gel de Ducha de Caléndula Weleda está formulado sin jabón para proporcionar una limpieza extra suave del cabello y el cuero cabelludo del bebé. El Baño de Crema de Caléndula Weleda, en cambio, es ideal para los primeros baños ya que convierte el agua en una crema limpiadora y no necesita aclarado.

Para el masaje, la Leche Corporal de Caléndula Weleda hidrata y calma la delicada piel del bebé, la mantiene suave tras el baño y refuerza su actividad celular. Por otra parte, el Aceite Corporal de Caléndula Weleda cuida su piel mientras el pequeño disfruta de un masaje relajante.

Asimismo, el Aceite para la Tripita del Bebé de Caléndula Weleda está indicado para realizar suaves masajes relajantes en el abdomen y así aliviar los cólicos del lactante, favoreciendo la expulsión de gases.

Por último, la Crema Facial de Caléndula Weleda hidrata y protege el rostro contra las influencias ambientales. Y el Gel Dentífrico para Niños de Caléndula Weleda está especialmente formulado para dientes de leche y protege contra las caries sin tener flúor.

Toda la línea está formulada a base de Caléndula Bio con ingredientes 100% naturales de la máxima pureza y sin pesticidas ni petroquímicos. Sus productos provienen de la agricultura ecológica o biodinámica y de la recolección silvestre certificada con el sello UEBT que avala las prácticas sostenibles.

Las caléndulas utilizadas en sus productos son cultivadas en huertos biodinámicos propios. La mayoría se recolectan en el sur de Alemania, donde Weleda posee unos de los jardines biodinámicos más grandes de Europa. Se recogen hasta 18 toneladas de Caléndula que equivalen a 4.000 kilogramos de flores para producir los aceites y extractos de Caléndula de los productos para bebé de Weleda.

Su cultivo y usos tradicionales

La Calendula officinalis, también conocida como botón de oro, es una planta de la familia de las asteráceas, la misma familia a la que pertenecen las margaritas. Gira a lo largo de todo el día buscando captar la máxima energía del sol para después transformarla en poderosos ingredientes activos.

A pesar del gran número de nombres con el que se conoce a esta planta, su origen concreto es incierto. La caléndula se ha utilizado en la región mediterránea desde la época de los antiguos griegos, pero ya era conocida con anterioridad por los hindúes y los árabes. Estos apreciaban sus cualidades terapéuticas como hierba medicinal y también la utilizaban como tinte para telas, productos de alimentación y cosméticos.

En Europa se cultiva en el siglo XII especialmente en el sur y oeste. En la actualidad, por sus vistosos colores amarillos y su gran persistencia, la caléndula es una especie sobradamente conocida y muy apreciada en jardinería.

También tiene un uso gastronómico. En la cocina se utilizan los pétalos frescos para dar color y variedad a las ensaladas o guisos, actuando como colorante sustituto del azafrán. Pero es su uso medicinal el que ha hecho de ella una planta tan apreciada.

Imágenes | Weleda.